¿Qué sigue para Vladimir Guerrero Jr. luego de otra temporada para el olvido?

A pesar de haber llegado por primera vez a la postemporada, Vladimir Guerrero Jr. fue enviado a la primera base y sus números ofensivos no presentaron una mejoría significativa con respecto a su año de novato.

Desde sus inicios en las ligas menores y durante todo el camino hacia la titularidad con Toronto Blue Jays, las expectativas sobre Vladimir Guerrero Jr. siempre han sido altas. Al ser hijo de uno de los bateadores dominicanos más prolíferos de los últimos 30 años, sumado a la forma en que arrasó en las sucursales menores del conjunto, lo que se ha esperado del dominicano es una producción sobresaliente, la cual, hasta el momento, no ha sido vista.

Vladimir Guerrero Jr. viene de completar su segunda temporada en las Grandes Ligas y aunque la misma tuvo la particularidad de ser recortada, pudo llegar a la postemporada por primera vez en su joven carrera. A pesar de que en general, Toronto Blue Jays fue uno de los equipos más dinámicos a nivel ofensivo del año, los números de Guerrero Jr. volvieron a dejar mucho que desear. Recordando además que la temporada no empezó de forma favorable para el pelotero, ya que perdió su posición como antesalista y fue movido a la primera base, a causa de su rendimiento defensivo.

En 60 partidos disputados este año, el dominicano disparó 58 hits en 221 turnos oficiales (243 apariciones al plato), incluidos nueve cuadrangulares, para un promedio de bateo de .262, diez puntos más bajo que el obtenido en la pasada temporada en 123 enfrentamientos. Alcanzó un porcentaje de embasarse (OBP) de .329 y un slugging (SLG) de .462, buenos para un OPS (OBP + SLG) de .791.

En el departamento de vueltas impulsadas, logró traer 33 carreras al plato, mientras que anotó en 34 oportunidades. Culminó el año con 102 bases totales, 38 ponches y 20 bases por bolas. Del lado defensivo, la transición de Vladimir Guerrero Jr. a la inicial fue respetable para un primer año, cometiendo tan solo tres errores en 34 partidos, lo cual es una mejora sustancial con respecto a los 17 que realizó como antesalista en 2019.

En sus dos partidos de postemporada, tuvo ocho apariciones al plato, ponchándose en cuatro de ellas, siendo golpeado en una ocasión y conectando un hit. Eso fue suficiente para un promedio de bateo de .143 y un OPS de 393.

La pregunta obligatoria es qué sigue para Vladimir Guerrero Jr. de cara a su tercera temporada en las Grandes Ligas. Lo primero es el tema de su peso, aunque su contextura física nunca ha sido la de una persona delgada, es visible que ha aumentado libras. Encarar esa situación debe ser una prioridad para sus entrenamientos en temporada muerta, lo cual le ayudará en su posición como primera base.

Sobre ese punto, el pelotero necesita más tiempo de juego para adecuarse a la transición, por lo que la opción de jugar béisbol invernal junto a Leones del Escogido, debería ser una posibilidad que tanto él como su equipo contemplen. Más tiempo de juego implica más experiencia, la cual siempre es necesaria para un pelotero joven.

Finalmente, las expectativas que hay sobre él deben pausarse. En dos temporadas el joven dominicano no ha sido tan exitoso en las Grandes Ligas como lo fue en ligas menores. Con apenas 21 años tiene mucho tiempo para terminar de desarrollar sus herramientas como beisbolista y con ello aumentar su producción. Hay que entender que él no es su padre y que tampoco debe serlo para lograr el éxito, tiene que labrar su propio camino, pero para eso se necesita ser paciente. En resumidas cuentas, lo que sigue para Vladimir Guerrero Jr. es mucho más trabajo en todos los sentidos, ya que es un joven talentoso y con herramientas que lo pueden establecer como uno de los grandes peloteros de esta generación.

ESPN

Comparte esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × 5 =