En este momento estás viendo Preso expresidente de Kirguistán  por casos corrupción

Preso expresidente de Kirguistán por casos corrupción

El expresidente de Kirguistán Almazbek Atambáyev, acusado de corrupción, fue encarcelado este viernes después de su agitada detención en la que se produjeron confrontaciones entre la policía y sus seguidores.

Tras dos días de incertidumbre e intentos caóticos para arrestar al expresidente, al frente de este país de Asia Central entre 2011 y 2017, Atambáyev será juzgado por corrupción y también deberá rendir cuentas por los altercados durante su espectacular detención, en la que fueron movilizados 2.000 policías, murió un agente y hubo un centenar de heridos.

El exjefe de Estado estará en prisión hasta el 26 de agosto, fecha en la que la justicia decidirá si prolonga esta medida.

Atambáyev califica de «absurdas» las acusaciones que pesan sobre él y considera que es víctima de su enfrentamiento con su sucesor, el actual presidente Soronbai Jenbekov.

«Estas acusaciones no tienen ningún fundamento», declaró el viernes a la AFP el abogado del expresidente, Serguéi Slesarev, quien aseguró que quiere llevar este caso «ante los tribunales internacionales».

– Rusia sigue de cerca la crisis –

El expresidente se entregó el jueves por la tarde a las unidades especiales de la policía que cercaron durante dos días su residencia en el pueblo de Koi Tash, cerca de la capital Bishek.

Un primer asalto el miércoles desembocó en confrontaciones entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, con el balance de un muerto y decenas de heridos.

Un vídeo muy compartido en las redes sociales mostraba a Atambáyev negociando las condiciones de su rendición con un dirigente del ministerio del Interior. El exmandatario pedía que la policía no golpeara a sus seguidores, concentrados delante de su residencia.

Tras el anuncio de su arresto, varios centenares de personas se manifestaron delante del palacio presidencial, escenario de las revoluciones de 2005 y 2010, antes de ser dispersados por la policía, que anunció haber detenido a 40 personas.

Farid Niazov, un lugarteniente de Atambáyev, también fue detenido este viernes y varias personas de su entorno han sido convocadas a declarar ante la policía.

La detención de Atambáyev llevó igualmente a un relevante político en el exilio, exrival de Jenbekov en las presidenciales de 2017, a anunciar su regreso: Omurbek Babanov, de 49 años, es objeto de dos casos judiciales en Kirguistán, y las autoridades afirmaron inmediatamente que «deberá responder por ellos».

Babanov llegó el viernes al aeropuerto de Biskek, donde fue recibido por sus seguidores y varios diputados, y aseguró haber «respetado siempre la ley». «Si me convocan [para un interrogatorio] estoy dispuesto a ir con mi abogado», aseguró.

Atambáyev, de 62 años, fue inculpado en junio en un caso de corrupción. El Parlamento le quitó entonces su inmunidad como expresidente.

Confrontaciones entre los partidarios del expresidente de Kirguistán Almazbek Atambáyev y unidades especiales de la policía en el pueblo de Koi Tash, cerca de la capital Biskek, el 8 de agosto de 2019

El exjefe de Estado está acusado de «adquisición ilegal de tierras» y de haber liberado a un miembro de un clan mafioso, lo cual denuncia como una maniobra política del nuevo presidente, su exaliado y ahora rival Soronbai Jenbekov.

Al finalizar su mandato, Atambáyev logró imponer como sucesor a Jenbekov, a quien consideraba su delfín. Pero este despidió a varios altos funcionarios fieles a su antecesor, lo que provocó el distanciamiento entre ambos.

Rusia, donde viven centenares de miles de kirguises, sigue de cerca esta crisis en Kirguistán, uno de los países más pobres de Asia Central, donde dispone de una base militar.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se reunión en julio con Atambáyev y también con el actual presidente Jenbekov.

Después de su llegada el jueves a Kirguistán para participar en una cumbre regional, el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, llamó a la calma y aseguró que este país «ya ha agotado su cuota revolucionaria».

Fuente: AFP

Compartir es amar

Deja una respuesta