EDUCACIÓN Y COVID-19: “PASAR DE GRADO TODOS LOS ALUMNOS”

  
 Por: Jesús -Belén- de la Cruz
Director

La educación, reconocida como el otro nombre de la libertad de los pueblos, está siendo mermada en todo el mundo por la propagación de la pandemia Covid-19. La mayoría de los gobiernos de América Latina y el Caribe han decretado cuarentena educativa temporal en sus ingentes esfuerzos por detener la epidemia letal, mientras esta persiste, de forma vertiginosa e inmisericorde, sacudiendo toda la humanidad.

Tomando en cuenta lo que está aconteciendo a nivel global, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), ha dispuesto el “aislamiento social, preventivo y obligatorio” de los colectivos humanos, con el fin de evitar la propagación de la epidemia a través de los agrupamientos de personas. Los centros educativos, laborales, de servicios y de esparcimiento son la fuente primaria de la contaminación viral.

En esta lucha heroica por salvar la educación, la Unesco está apoyando a los países en sus esfuerzos individuales por mitigar el impacto inmediato que provoca el cierre de las escuelas. Una línea de acompañamiento virtual se ha puesto en marcha para facilitar la continuidad de la educación para todos, a través del aprendizaje remoto, particularmente para las comunidades más vulnerables y desfavorecidas.

Según un comunicado del organismo, más de 850 millones de niños y jóvenes, alrededor de la mitad de la población estudiantil mundial, están fuera de las escuelas y las universidades por la pandemia. Unos 102 países han adoptado el cierre nacional de las aulas y 11 lo aplican a nivel local, todas estas medidas van dirigidas a frenar el avance del coronavirus, patógeno mortal presente en la mayoría de los Estados.

Indiscutiblemente, el coronavirus ha puesto en pausa las clases presenciales en casi todo el mundo. Una de las primeras medidas tomadas por la mayoría de los gobiernos fue cerrar las aulas en las escuelas y universidades, colectivos que son reconocidos por la OMS como conglomerados sociales de rápida propagación del virus. Sin embargo, hay una interrogante que todos nos hacemos, y es: qué pasará con las evaluaciones finales (exámenes) de cada curso.

Importantes consultores de la capacitación docente, así como de la educación a distancia, han confirmado que no tienen la certeza de que los estudiantes hayan podido acceder en las mismas condiciones a la educación virtual ofrecida por los colegios y escuelas estos meses de tanta tensión y ansiedad familiar, razón por la cual, entienden que no se les puede imponer los exámenes tradicionales.  

Partiendo de las consideraciones antes expuestas, nos vemos en la responsabilidad de proponer que, por un Decreto presidencial o mediante una Resolución del Ministerio de Educación (Minerd), en la República Dominicana se adopte la decisión asumida por Italia: pasar de curso a todos los estudiantes de las escuelas públicas y los colegios privados sin someterlos a exámenes; y que posteriormente, que bien pudiera ser en septiembre, se les impartan clases de recuperación de contenidos.

Asumiendo lo que establece la Constitución de la República y la Ley General de Educación Núm. 66-97, el calendario escolar 2019-2020, mediante la Resolución Núm. 01-2020 del Minerd, ha sido modificado tomando en cuenta que este es un año político-electoral. Las fechas relacionadas con las pruebas nacionales y las evaluaciones fueron movidas. Lo mismo se debe hacer en este momento en que el Coronavirus nos convoca a tomar medidas excepcionales y de emergencia nacional.

Apelando a que “el Art. 89 de la Ley General de Educación 66-97 le confiere, en casos de urgencia o de fuerza mayor, al Ministro de Educación, dictar las resoluciones que fueren necesarias para asegurar la buena marcha de la Educación Nacional”; la pandemia del Covid-19 que afecta todo el país, demanda de las autoridades educativas dominicanas tomar medidas que no afecten el desarrollo educativo ni el equilibrio emocional de nuestros estudiantes.

El Ministerio de Educación debe garantizar que todos los estudiantes pasen de curso con el fin de poder terminar con éxito el año escolar 2019-2020. Deberá establecer programas de recuperación para el mes de septiembre, los que podrían ser considerados como actividades didácticas ordinarias, tanto para los alumnos como para los profesores. Se trata de una salida de emergencia ante una pandemia que está causando daños múltiples al sistema educativo dominicano y del mundo.

Corresponde al ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, consensuar la decisión a tomar con la Unión Dominicana de Instituciones Educativas Privadas (UDIEP) y la Asociación de Instituciones Educativas Privadas (AINEP), con quienes podrá evaluar las posibles soluciones a ser adoptadas para el presente año escolar, las que posteriormente deberán ser aprobadas por el Consejo Nacional de Educación (CNE).

Comparte esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.